Los emprendedores llevan tatuada la palabra éxito en su piel, siempre y cuando tengan certeza de que un negocio no obtiene ganancias de la noche a la mañana, siendo el trabajo constante la clave principal de los buenos resultados. Esta premisa bien puede aplicar para quien pretenda desarrollar su idea de servicio en los Estados Unidos.

Andrea Mayorca, consultora de negocios en las zonas de Miami, New York y Chicago, quien además forma parte del Directorio de profesionales que pueden asesorarte en Inmigración Inteligente, explicó que dadas las características propias del mercado norteamericano, el mismo luce muy atractivo para quien pretende comenzar a trabajar con su propia empresa.

Sin embargo, la experta detalló que el empresario debe tener en cuenta varios aspectos importantes a la hora de iniciar trabajos independientes. Entre ellos están:

• Conocer el mercado: es preciso tener la certeza de que el mercado en Estados Unidos no es igual al de cualquier otro país. Tiene una dinámica propia de trabajo que lo ha convertido en la potencia económica que es en la actualidad y el negociante debe adaptarse a ellas; respetar las reglas de juego y aprovechar el sin fin de posibilidades que ofrece el gobierno y la empresa privada para obtener créditos.
• Familiarizarse con el rubro: Conocer a fondo el rubro en el que se pretende desarrollar la compañía es una estrategia vital. Mayorca explicó que “hay muchas personas que vienen a los Estados Unidos y deciden comprar o abrir un restaurante cuando en realidad no tienen experiencia en la industria hospitalaria o culinaria. Hay muchísimas otras opciones de negocios en más de 25 industrias y todas pueden generar hasta más ventas, ganancias y empleos”.
• Obtener una Visa de Negocios: Las visas de negocios son una buena opción, pero se deben cumplir con ciertos requisitos en los que Mayorca hizo hincapié. Por ejemplo:

1. Para obtener una visa de negocios es preciso que se genere un número de empleos anualmente. Razón por la cual se debe verificar que el negocio a comprar tenga un mínimo de tres empleados y capacidad para generar más trabajos en el futuro.
2. Contar con el capital necesario para comprar un negocio y además tener dinero suficiente para cubrir con los gastos operacionales durante los primeros seis meses.

En definitiva, la improvisación tampoco debe estar entre tus planes de emprendimiento. Sobre todo si pretendes iniciar un negocio propio en un país diferente al tuyo; recuerda que la asesoría en este sentido es de suma importancia. En www.inmigracioninteligente.com pretendemos ayudarte a comenzar un nuevo camino. Contacta a cualquiera de nuestros expertos y da el primer paso para cambiar tu vida.

Por Lucymar Delgado P.
@lucy_ney

Asesorando con buenas ideas