Los expedientes en las cortes de inmigración de Estados Unidos aumentaron en el último año fiscal y con ello las esperas para inmigrantes que aguardan la resolución de sus casos, algunos de ellos privados de libertad.

Un reporte del Transactional Records Access Clearinghouse (TRAC, por su sigla en inglés), una organización con sede en la Universidad de Siracusa, en Nueva York, reveló que la cantidad de casos esperando turno aumentó en abril a 445,607, la cifra más alta en los últimos 15 años.

Añadió que el total de estos expedientes creció en 9.2% desde principios de este año fiscal (que arranco el 1 de octubre de 2014), cuando había 408,037 casos. La cifra actual también creció 29.5% desde inicios del año fiscal 2014, cuando en las cortes de inmigración se acumulaban 344,230 expedientes.

El informe señala además que hasta marzo la mayoría de los casos en espera corresponden a mexicanos con 130,823, seguido por casos de hondureños con 57,602, un incremento del 143% desde el inicio del año fiscal 2015 cuando la cifra era de 23,733.

Del número de menores no acompañados que llegan a la frontera, el TRAC dijo que el número de estos ha bajado paulatinamente luego de la crisis reconocida por la Casa Blanca en junio de 2014. La baja obedece a que el gobierno ha ordenado darles prioridad.

Las organizaciones también indican que es tal el número de casos que las cortes no tienen claro cuáles peticiones incluyen reunificación familiar, permisos de trabajo, tarjetas de residencia o asilo. Algunos abogados temen que la demora deje a sus clientes en peligro de deportación a medida que las pruebas pierden vigencia, los testigos desaparecen, los parientes mueren y los niños se hacen adultos.

En ciudades como Los Ángeles, Nueva York, Denver y San Antonio, que reciben el mayor volumen de casos migratorios del país, las cancelaciones y retrasos previstos han sentado como una jarra de agua fría, desatando la preocupación entre la comunidad inmigrante. Y es que, para algunas personas, su estancia en el país podría incluso peligrar.

“Los documentos que ha costado tanto juntar para presentar los argumentos que los abogados harán ante el juez ya no tendrán la misma validez que tendrían si las vistas se tuvieran hoy en día”, denunció Sanabria.

A principios de año la Oficina Ejecutiva de Revisión Inmigratoria, el organismo del Departamento de Justicia que supervisa los tribunales de inmigración, no sabe con precisión cuántas audiencias fueron canceladas, pero dijo que más de 415,000 inmigrantes no detenidos tienen sus casos pendientes.

Se están reprogramando audiencias para el 29 de noviembre de 2019 con el fin de mantener los casos en la agenda, dijo Lauren Alder Reid, asesora de asuntos legislativos y públicos del organismo, pero la mayoría recibiría fechas anteriores o posteriores, a medida que haya espacios disponibles en la agenda, añadió.

En junio del año pasado UnivisionNoticvias.com reportó que los jueces de lad cortes de inmigración manejaban más de 2,000 casos cada uno y que se estaban programando audiencias para finales de 2017.
El Gobierno federal respondió que dedicaría mayor personal y recursos a procesar y escuchar los casos del influjo de menores y padres con niños centroamericanos que llegaron en altos números durante el primer semestre de 2014 pero no quedó claro si la medida dejó descubiertas otras cortes del país.
Un reporte del TRAC de finales de junio de 2014 indicó que a esa fecha las cortes de inmigración manejaban más de 337 mil casos.

Charles Kuck, un abogado de inmigración en Atlanta y expresidente de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA, por su sigla en inglés), dijo al Diario La Opinión que “en este momento los tribunales están cortos de unos 50 jueces. No hay por ahí sentados cantidades ‘extra’ de jueces para entrar en funcionamiento en un momento dado”.

Agregó el abogado que “lo que van a hacer es robarle a Peter para darle a Paul. Las oficinas de asilo son abismos de desesperación en donde la mayoría de las personas esperan en vano por una entrevista”.
De los más de 66 mil casos de niños migrantes arrestados por la Patrulla Fronteriza hasta noviembre del año pasado en la frontera del suroeste, más del 95 por ciento fueron liberados y entregados a padres y tutores en Estados Unidos con una orden para presentarse ante el Servicio de Inmigración y que será un juez de inmigración quien resolverá sus futuros en Estados Unidos.

El resto permanece en centros de detención de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por si sigla en inglés) en espera que las cortes de inmigración resuelvan sus casos. Otros han sido deportados.

Con datos de Univision.com

Asesores a la medida