Una corte federal cambió una norma migratoria que califica como personas de “poca moral” a los “bebedores habituales” y, por tanto, les deniega la posibilidad de luchar contra su deportación

La corte federal de apelaciones modificó una norma de inmigración que califica como personas de “poca moral” a los “bebedores habituales” y, por tanto, les deniega la posibilidad de luchar contra su deportación.

“Es un concepto pasado de moda que ha castigado a la gente por padecer una enfermedad y no por sus actos”, dijo Nora Milner, abogada de un inmigrante que apeló una orden deportación en su contra y que dio pie a la decisión del Noveno Circuito de Apelaciones, en California.

Milner afirmó que la decisión, que salió a adelante con dos votos a favor y uno en contra, también favorecerá a los afectados en casos de derecho familiar y laboral.

El pasado jueves, esta corte federal falló a favor de modificar una norma de más de 50 años que equiparaba a los alcohólicos crónicos como “personas inmorales”, junto a personas que han participado en genocidios y torturas, así como quienes han sido condenados por un delito grave.

El magistrado Stephen Reinhardt aseguró que no se puede considerar que un inmigrante con problemas de alcohol tenga una “moral pobre” y por ende no merecen una oportunidad de pelear su deportación.

Milner representa al mexicano Salomón Ledezma-Cosino, que ingresó de forma indocumentada en el año 1997 y decidió llevar su caso a la corte de apelaciones, tras la orden deportación en su contra decretada por un juez en 2008.

Ledezma-Cosino, un trabajador de la construcción y padre de ocho hijos, cinco de ellos nacidos en territorio estadounidense, argumentó en su defensa que su expulsión del país causaría un gran dolor y sufrimiento para su familia.

No obstante, las autoridades consideraron que el mexicano carecía de “buena moral”, tras comprobar que por una década había abusado del consumo de alcohol, y por tanto, en base a la normativa vigente, no podía apelar su decisión.

“Una persona que carece de carácter moral no tiene nada que ver con una persona que tiene una enfermedad (el alcoholismo)”, afirmó Milner.

Los jueces que votaron a favor de la decisión calificaron de inconstitucional la norma que vincula el alcoholismo con “falta de moral”.

“Consideramos que, en virtud de la Cláusula de Protección de la Igualdad, la incapacidad médica de una persona carece de cualquier relación racional con su clasificación como una persona con mal carácter moral; por tanto, es inconstitucional”, señaló la mayoría de la corte en un escrito.

El gobierno tiene un mes para apelar la decisión emitida por el Noveno Circuito y llevar el caso a la Corte Suprema.

“Creo que este caso va a influir en otras áreas de la ley, incluyendo el derecho de familia, demandas civiles, la reparación de trabajadores, la legislación laboral, así como la inmigración”, explicó Milner

Ledezma, que aún vive en San Diego, California, y fue diagnosticado con cirrosis hepática, espera que su batalla para eliminar esta norma beneficie a otros inmigrantes y personas en el país, según señaló la abogada.

Source: El Diario