Dos influyentes legisladoras demócratas solicitaron el miércoles al Ejecutivo estadounidense revisar los protocolos relacionados a la liberación de presos federales que hayan sido solicitados por las autoridades migratorias.

La jefa de la bancada demócrata en la cámara baja, Nancy Pelosi, y la principal demócrata en la subcomisión de inmigración, Zoe Logfren, pidieron en una carta dirigida al secretario de Seguridad Nacional Jeh Johnson y a la Fiscal General Loretta Lynch que los despachos federales y locales mejoren su coordinación al manejar presos federales requeridos por autoridades migratorias.

Las congresistas se refirieron al caso de Kathryn Steinle, asesinada este mes en San Francisco presuntamente a manos de Juan Francisco López Sánchez, un inmigrante no autorizado con récord criminal.
López Sánchez tenía varias sentencias por delitos graves y había sido deportado cinco veces, pero las autoridades de San Francisco lo dejaron en libertad pese a que las autoridades federales migratorias pidieron que lo retuvieran hasta que ellos pudieran recogerlo.

San Francisco está entre cientos de gobiernos locales que desatienden las solicitudes de autoridades federales migratorias, conocidas en inglés como “detainers” y las cuales han sido descritas por activistas como medidas que pueden afectar de manera desproporcionada a inmigrantes que no han cometido faltas serias.

“Aún si López Sánchez no hubiera disparado a Kathryn Steinle tras ser liberado, como se le acusa, la adopción de un protocolo para facilitar la comunicación ahorraría tiempo, dinero y personal que gobiernos locales y estatales de otra manera destinarían innecesariamente recogiendo de entes federales y albergando a personas que simplemente no serán enjuiciadas”, escribieron las demócratas.

La carta fue emitida días después de que republicanos en ambas cámaras presentaran un proyecto de ley para prohibir dos subsidios federales a ciudades que no cooperen con autoridades federales de migración.

La National Hispanic Leadership Agenda, una coalición de 39 organizaciones latinas de Estados Unidos, exhortó el miércoles a los miembros de la cámara baja a votar en contra de la iniciativa cuando llegue el jueves al pleno.

Thomas A. Saenz, vicepresidente de NHLA, dijo en un comunicado que estas propuestas legislativas “no es un diseño serio de políticas sino un teatro político insignificante y de una modalidad especialmente perniciosa y repugnante”. La versión del Senado busca imponer una sentencia mínima de cinco años de cárcel a inmigrantes que reingresen ilegalmente a Estados Unidos tras haber sido deportados.

Fuente: AP

La información que necesitas