Si por primera vez has aplicado para una tarjeta de crédito y tu solicitud ha sido negada, puede ser que no tengas un historial de crédito establecido.

La palabra crédito viene del latín “credititus” que se deriva del verbo credere que significa creer. Para que seas sujeto de crédito debes tener un historial que te respalde, de lo contrario te será muy dícil acceder a préstamos muy necesarios para comprar una casa, carro, o financiar un negocio.

Y es que quizás seas una persona muy precavida que evitas caer en deudas y prefieres utilizar dinero en efectivo para tus gastos, pero esto puede ser contraproducente ya que para nada te ayuda establecer un historial crediticio que puedas necesitar en el futuro.

Otras razones para establecer crédito

Además de poder acceder a préstamos cuando los necesites existen otras razones para establecer crédito como:

– Acceder a una mejor tarifa de seguros
– Obtener un buen trabajo
– Alquilar un apartamento

Opciones de crédito

Ante esta situación, es importante que explores las diferentes opciones disponibles para empezar a establecer tu crédito, entre las que están las siguientes:

• Abre una cuenta bancaria: Ya sea que abras una cuenta de ahorro o de cheques, esto te ayudará a establecer un historial financiero con el banco que te haría elegible a obtener una tarjeta de crédito.

• Solicita una tarjeta de crédito asegurada: La tarjeta asegurada es una forma de crédito que está respaldado por un colateral, y este colateral consiste en un depósito equivalente a la línea de crédito. Por ejemplo, si la línea de crédito es de $500, el colateral será de $500 depositado en la institución emisora de la tarjeta. Y si por alguna razón los pagos de la tarjeta caen en mora, el emisor usará el colateral para cancelar la deuda.

• Solicita crédito de tiendas: Obtener una tarjeta de tiendas de departamentos es más fácil que aquellas emitidas por los bancos, además de que es una buena manera de ahorrar en las primeras compras ya que generalmente ofrecen un descuento del 10% si la tarjeta es aprobada. Pero así mismo debes tener cuidado, ya que las tasas de interés o APR son considerablemente más altas que las tarjetas de crédito bancarias.

• Busca un garante para un préstamo: Si conoces una persona con buen crédito y de mutua confianza, ésta puede ser el garante de la deuda. En este caso la deuda aparecerá a tu nombre, y en caso de mora la responsabilidad caerá sobre el garante. Pero recuerda que la finalidad de solicitar el préstamo no sólo es para comprar lo que necesites sino que también será para ir estableciendo tu crédito; por lo tanto, los pagos deben estar siempre al día y conforme a lo acordado.

Manteniendo tu crédito

Una vez que tengas tu crédito establecido el siguiente paso es protegerlo para mantener o alcanzar un buen puntaje, para lo cual deberás hacer revisiones al menos una vez al año de tu reporte de crédito. Puedes acceder gratuitamente solicitándolo al portal Annualcreditreport.com.

Por otro lado, deberás manejar tus deudas responsablemente de tal manera que no crezcan de manera excesiva, por lo que que se recomienda que pagues tus cuentas conforme lo establecido en el contrato de crédito.

En el caso de las tarjetas de crédito es mejor usarlas en estricto apego a un presupuesto, de tal suerte que puedas cancelar la totalidad del saldo cado mes. De este modo evitarás pagar cargos financieros y mejorará tu puntaje de crédito.

El crédito es factor muy importante en la economía de los Estados Unidos, especialmente el crédito de consumo. Pero así como es importante establecerlo, es necesario manejarlo responsablement para evitar situaciones que podrían poner en riesgo tu bienestar financiero.

Más información aquí