Un juez federal de Texas suspendió temporalmente la entrada en vigor de la acción ejecutiva del presidente Barack Obama, un día antes de que comenzara la inscripción a la primera parte que frena la deportación de unos 2.4 millones de dreamers.

El beneficio migratorio, anunciado el 20 de noviembre del año pasado por Barack Obama, en total, protege de la deportación a entre 4.5 y 5 millones de indocumentados, entre ellos, padres de ciudadanos y residentes legales permanentes (DAPA, por sus siglas en inglés) que están en el país desde antes del 1 de enero de 2010 y carecen de antecedentes criminales.

También amplía la cobertura de la Acción Diferida (DACA, por sus siglas en inglés) del 15 de junio de 2007 al 1 de enero de 2010, cuya entrada en vigor estaba prevista para este 18 de febrero.

El juez Andrew S. Hanen dio la orden de frenar la medida y dictó que el gobierno federal no tiene permitido hacer nada para implementar ninguno de los nuevos programas que Obama anunció en noviembre. El fallo provisional de Hanen es en respuesta a una demanda presentada en diciembre por 26 estados, liderados por Texas, contra la acción ejecutiva. Veinticuatro de ellos, gobernados por republicanos, argumentan que Obama se extralimitó en sus funciones y que la medida viola la Constitución.

Con información de agencias

Asesores online