Las tan esperadas decisiones ejecutivas que podría tomar Barack Obama en materia de inmigración, al parecer saldrán a la palestra la próxima semana. De acuerdo a informaciones de medios estadounidenses, la administración de Obama adelantaría la aprobación de una parte de estas políticas que, entre otras cosas, detendrían las deportaciones de inmigrantes con hijos que nacidos en USA.

CNN en español explicó que, de acuerdo a fuentes vinculadas con la Casa Blanca, la acción ejecutiva estará dirigida a tres lineamientos específicos, con los que buena parte de la población hispana de dicha nación, saldría beneficiada.

Se espera que Obama permita a los padres con niños que son ciudadanos americanos obtener documentos para quedarse en Estados Unidos de forma legal; Proteger a los inmigrantes ilegales que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños y continuar con las deportaciones para aquellos condenados por un crimen.

Además, el plan incluiría expansión en el número de visas que se dan a trabajadores de campos como la industria de la tecnología y más recursos para proteger la frontera. De concretarse estos cambios, significaría un paso importante hacia una reforma migratoria definitiva que ha sido exigida por buena parte de la población en Estados Unidos.

Los demócratas y republicanos se han inmiscuido en un debate eterno sobre este tema. Aunque ambas fracciones consideran que es necesario un cambio en el sistema migratorio de ese país; vale recordar que los legisladores republicanos en la Cámara de Representantes impidieron este año el avance de una iniciativa de reforma inmigratoria en el Congreso, por lo que Obama ha repetido en varias ocasiones que actuará de forma lineal en la materia.