El presidente Barack Obama ordenó este lunes que se implementen las sanciones aprobadas recientemente contra funcionarios venezolanos y declaró una situación de “emergencia nacional” por el “riesgo extraordinario” que supone la situación en ese país para la seguridad de EEUU.

“Funcionarios de Venezuela que ahora y antes han violado los derechos humanos de ciudadanos venezolanos y se han involucrado en actos de corrupción no serán bienvenidos acá, y ahora tenemos herramientas para bloquear sus activos y el uso que hacen del sistema financiero de Estados Unidos”, dijo en una declaración el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest.

“Estamos profundamente preocupados por los esfuerzos del Gobierno venezolano para aumentar la intimidación sobre los adversarios políticos. Los problemas de Venezuela no pueden resolverse criminalizando a los disidentes”, agregó.

La orden ejecutiva congela los bienes de siete altos funcionarios del gobierno de Venezuela y les prohibe su entrada a al país.

La Administración Obama tam bién expresó su preocupación por el tratamiento que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro da a sus oponentes políticos.

El pasado 10 de diciembre el Congreso estadounidense ya había aprobado sanciones a funcionarios venezolanos y Obama había ratificado esas medidas el 18 de diciembre, pero no ha sido hasta este lunes cuando la Casa Blanca identificó a los afectados por esas medidas.

Con información de CNN