Una de las opciones que ofrece el gobierno de los Estados Unidos para obtener residencia legal en la nación, es el patrocinio económico de una persona que desea inmigrar. La figura jurídica se le conoce como “Petición por un familiar extranjero” y es un proceso que debe llevarse a cabo ante el Departamento de Seguridad Nacional.

En este sentido, el ciudadano norteamericano que desee pedir a su familiar debe llenar el formulario I-130 y comprometerse a ser el patrocinador económico de esa persona presentando una declaración jurada de patrocinio, llegado el momento de la inmigración.

En caso de que el solicitante no cumpla con los requisitos financieros para ese momento, pueden hacerse de la opción que ofrece el Formulario I-864, aunque en esta modalidad, los interesados deben buscar a una persona dispuesta a declararse responsable económico del sujeto.

Esta declaración jurada fue concebida con el objetivo de garantizar que el nuevo inmigrante no necesite depender de los beneficios monetarios que ofrece el Estado. Los casos específicos a los que se debe aplicar este método son:

• Personas que soliciten la residencia permanente a través de un familiar
• Persona que sea requerida para trabajar por un familiar
• Persona que sea requerida para trabajar en la compañía de un familiar

Vale la pena destacar que la declaración jurada de patrocinio es ejecutable hasta que el patrocinado se convierta en ciudadano estadounidense, cumpla 10 años de trabajo en los Estados Unidos, salga de forma definitiva de la unión o se muera.

Los trámites de inmigración se deben hacer de forma legal siguiendo los pasos establecidos por el ordenamiento jurídico vigente; razón por la que se recomienda asesoría con expertos en el tema. En este sentido, recuerda que en Inmigración Inteligente, podemos ayudarte.

Por Lucymar Delgado P.
@lucy_ney

Asesores a la medida