Definición:

Las visas no inmigrantes permiten a una persona extranjera visitar, estudiar o trabajar por un tiempo determinado en Estados Unidos.

La regla general es que los extranjeros que quieran entrar temporalmente en EEUU necesitan un visado, si bien existen excepciones.

Quiénes no necesitan visa para visitar temporalmente los Estados Unidos

Para estancias como turistas inferiores a los 90 días los ciudadanos de cualquiera de los países amparados bajo el Programa de Exención de Visas pueden entrar a EEUU sin visado. En la actualidad de entre todos los países de habla hispana sólo España está incluido en ese grupo de naciones.

Estas personas necesitan rellenar electrónicamente una ESTA antes de iniciar su viaje. Si es rechazada su solicitud, deberán a la oficina consular correspondiente y solicitar una visa. Además si la estancia es por razón de trabajo o de estudios sí deberán contar con el visado correspondiente, aunque vayan a permanecer en EEUU por menos de tres meses.

Tampoco necesitan visado los ciudadanos canadienses, salvo excepciones muy limitadas, como haber violado previamente su estatus migratorio, ser el cónyuge de un residente legal permanente o de un ciudadano americano que quieren adquirir la green card.

Y lo mismo aplica para los ciudadanos del territorio británico de Bermudas, siempre y cuando su estancia sea inferior a 180 días.

Por último, los ciudadanos mexicanos y residentes legales permanentes en el país azteca que viven junto a la frontera estadounidense pueden cruzar a Estados Unidos utilizando la Tarjeta de Cruce de Frontera, conocida como visa láser, que debe ser expedida por una oficina consular en México.

Todas las personas no incluidas en los grupos anteriores necesitan una visa para visitar, estudiar, hacer negocios, recibir tratamiento médico o trabajar temporalmente en EEUU.

Ejemplos de visas no inmigrantes

Múltiples tipos de visas están incluidas en esta categoría, destacando:
B1/B2, de turista, placer o negocios.

F1/M1 de estudiante o vocacional.

G4 de empleados de organizaciones internacionales con sede en Estados Unidos como el FMI, la ONU o la OEA.

J-1 para profesionales en situación de intercambio, académicos, niñeras, etc.

O para personas con habilidades especiales en las Artes, el Deporte, la Educación, las Ciencias o Negocios.

Algunas de estas visas de no inmigrante son consideradas como de “intención doble” o double intent en inglés. Esto es, permiten que el extranjero entre temporalmente en EEUU pero es perfectamente lícito que busquen al mismo tiempo convertirse en residentes permanentes legales. Entre esas visas se encuentra la H-1B y las L, V, P o E.

Hay que tener muy claro que en en el caso de visas no inmigrantes el oficinal de inmigración en el puerto de entrada puede denegar la entrada al titular de una visa visa no inmigrante válida si sospecha que la persona extranjera busca en realidad quedarse permanentemente en EEUU.

Una vez en EEUU, ¿se puede extender el plazo de estas visas?

Sí, mediante el formulario I-539. Cada visa tiene sus propios requerimientos para solicitar la extensión. Una delas más sencillas de solicitar es la del visado de turista B1/B2.

Cómo se solicita una visa no inmigrante

Depende del tipo de visado e incluso en algunos casos de la oficina consular que deba tramitar la petición.

El listado de Embajadas y Consulados conecta con la página de cada oficina consular, las cuales contienen información relevante al respeto.

¿Debo estar presente para solicitar la visa?

Salvo excepciones muy concretas, como por ejemplo aplicar por una G-4 para trabajar en organizaciones internacionales, todos los solicitantes con edades comprendidas entre los 14 y los 79 años deberán acudir en persona al consulado el día que se les cite para una entrevista.

Los menores o mayores de esa edad podrán, por regla general, utilizar los servicios de un servicio de mensajería aprobado por la Embajada para realizar todas sus gestiones.

¿Qué pasa si la solicitud de visa es denegada?

Aproximadamente un 22 por ciento de todas las solicitudes son rechazadas por diversos motivos. En los casos de visa de turista, si el solicitante cree que no reúne los recursos financieros suficientes para que se la concedan y tiene una razón válida para querer ir a EEUU, como por ejemplo, asistir al matrimonio de un hijo, puede presentar una carta de invitación extendida a su favor por parte de un familiar que vive legalmente en los Estados Unidos o es ciudadano de ese país.

Más información en inmigración.about