Estados Unidos se prepara para sus “Mid-Term Elections”, proceso comicial que se realizará en el próximo mes de noviembre, para renovar de forma parcial las Cámaras de Representantes, el Senado y un buen número de puestos de gobernador. En este sentido, tal como ocurre cuando se acerca un evento electoral, el tema inmigratorio está en boga.

Sin embargo, la política de la administración de Barack Obama, sigue siendo la mano dura. Las cifras del Departamento de Seguridad Nacional, hablan por sí solas; de acuerdo a números publicados por la más reciente investigación de esta oficina, durante el año 2013 se realizaron más de 400 mil deportaciones.
Vale la pena destacar que la mayoría de los ciudadanos deportados durante ese tiempo no estaban vinculados a ningún tipo de actividad criminal; razón por la cual los activistas en pro de la Reforma Migratoria, han manifestado en reiteradas oportunidades que Obama no ha hecho lo suficiente por ofrecerle un cambio a quienes residen en #USA y se han convertido en una interesante fuerza de trabajo para esa nación.

En este sentido, legisladores demócratas y la Casa Blanca urgieron a la Cámara de Representantes que debata y apruebe dicha legislación, aunque los republicanos no contemplan el tema en su agenda.
Se espera que una solución aparezca lo más rápido posible, en declaraciones recientes, Thomas Pérez Secretario de Trabajo de Estados Unidos, afirmó que el Presidente Barack Obama tomará acciones ejecutivas en esta materia, en caso de que el Congreso no actúe.

“Lo más importante que he aprendido en mi trabajo es que se tienen que hacer las cosas bien (…) estoy confiado que en el tema migratorio vamos a hacer las cosas bien, tanto en el lado Ejecutivo, como en el Congreso”, declaró el funcionario a medios norteamericanos.

Flecha verde