El gobernador saliente de Illinois, Pat Quinn, emitió el pasado lunes dos órdenes ejecutivas dirigidas a hacer que el estado sea más acogedor con los inmigrantes. El demócrata de Chicago esbozó diversas medidas que contribuirán a que los inmigrantes se beneficien de la reciente acción ejecutiva del presidente Barack Obama, que frena las deportaciones y concede permisos de trabajo a quienes viven en Estados Unidos sin autorización.

El gobernador consideró posible que el 4% de la población de Illinois se beneficie de la acción federal. Quinn también emitió una orden en la que se prohíbe a las agencias policiales del estado detener a personas sólo por su ciudadanía o condición migratoria, o por una orden de retención migratoria u orden administrativa.

El gobernador afirmó que estas acciones aumentarán la posibilidad de que los inmigrantes colaboren con la policía si son testigos o víctimas de algún delito. “En Illinois, queremos que todos tengan la oportunidad de que les vaya bien”, afirmó Quinn en un comunicado. “Mediante el apoyo de nuestra comunidad inmigrante y la construcción de la confianza con la policía, damos continuidad a nuestros esfuerzos para convertir a Illinois en el estado más cordial en la nación”.

Quinn aprobó estos planes antes a dejar su cargo el próximo 12 de enero después de que fuera derrotado en su intento para lograr un segundo mandato ante el empresario republicano Bruce Rauner. Un portavoz de Rauner afirmó que no haría declaraciones sobre las órdenes que emitió el gobernador saliente.

También ordenó que la Oficina del Gobernador para los Nuevos Estadounidenses asigne un enlace en cada agencia estatal que asista a los solicitantes, y dijo que las agencias del estado deben facilitar información sobre cómo conseguir la documentación necesaria, a decir expedientes de empleo, vivienda y pago de impuestos. Los documentos firmados por Pat Quinn fueron publicados en la página de internet del gobierno de Illinois.

Con información de AP