Es una alternativa más económica al pasaporte que pueden utilizar los ciudadanos estadounidenses para regresar a EEUU en casos muy limitados.

La tarjeta de pasaporte o passport card sólo aplica cuando se regresa al país por tierra o en barco procedente de México, Canadá o Bermudas.

Sus características son:

1. Tiene un tamaño semejante al de una licencia de manejar y se puede guardar en el billetero

2. Su coste de procesamiento es más barato que el de un pasaporte regular.

Si se solicita conjuntamente con el pasaporte regular, sólo se paga el importe de éste.

No se puede utilizar para cruzar fronteras tras un viaje por avión, ya que estas tarjetas están pensadas para el tráfico entre comunidades fronterizas.

Tienen un chip que hace difícil su falsificación.

El chip no contiene información personal del titular, sólo un número que al llegar a la frontera a una base de datos y permite al ciudadano americano regresar a su país.

Es muy fácil de leer por los equipos fronterizos, que pueden procesar al mismo tiempo todas las tarjetas de los ocupantes de un mismo vehículo, lo que favorece la fluidez del tráfico en la frontera.

 

Información gracias a inmigracion.about